Archivo de la categoría: Literatura griega moderna

Poéticas – Literatura griega moderna

María Lainá

Horizonte iluminado, de Nakis Panayotidis

Los poemas de María Lainá (Grecia, 1947) se ciñen a lo concreto, al mundo físico, al cuerpo femenino, para tratar sobre el amor, la muerte, los sueños y la poesía. Su poesía destaca por la calculada arquitectura de sus composiciones y la radicalidad de su lenguaje.

NO SIEMPRE

Desprecio la poesía
no siempre
cuando la sangre palpita en las paredes
cuando en el suelo se rompen las vasijas
y se deslía la vida
como una bobina
escupo mi tristeza y por completo
desprecio la poesía
cuando los colores me atormentan el alma
los azules naranjas y amarillos
me guardo el odio y tranquilamente
desprecio la poesía
cuando en mi estómago se zambulle
el buzo de tus ojos

Además
no siempre
desprecio la poesía
cuando la siento como una ambición amable
raro hallazgo
en un mullido banco de una sala futura.

Cambio de paisaje, 1972. Traducción de Aurora Luque, María L. Villalba y Obdulia Castillo.

Constantino Cavafis

Marinero con taza para café, de Yannis Tsarouchis

Constantino Cavafis (1863-1933), poeta egipcio de expresión griega, destacó en el tratamiento lírico y ético de temas históricos, y en la pintura sensual, doliente y nostálgica del amor homosexual.

COMPRENSIÓN

Los años de mi juventud, mi vida voluptuosa —
qué claramente veo su significado.

Qué vanos remordimientos, qué innecesarios…

Mas no podía entonces comprenderlo.

En el fondo de mi vida joven y disoluta
hallaron forma las imágenes de mi poesía,
se gestaba el alcance de mi arte.

Por ello mis enmiendas fueron tan inconstantes.
Mis resoluciones de continencia, de cambiar,
duraban dos semanas como máximo.

1918. Traducción de José María Álvarez.

Seguir leyendo Constantino Cavafis

Yorgos Seferis

La incertidumbre del poeta, de Giorgio de Chirico

El griego Yorgos Seferis (1900-1971) concibe la poesía como forma de conocimiento. Su humanismo y su helenismo, le llevan a reflexionar, a partir de los mitos y la historia, sobre los universales humanos, la alegría y el dolor. Su lenguaje es denso, desnudo, bellísimo.

EL PAPEL EN BLANCO RÍGIDO ESPEJO…

El papel en blanco rígido espejo
sólo devuelve lo que eres.

El papel en blanco habla con tu voz,
tu propia voz
no con la que te agrada;
tu música es la vida
esa que has derrochado.
Es posible, si quieres, recuperarla
si te aferras a eso tan indiferente
que te echa para atrás
allí donde te pones en camino.

Has viajado, has visto muchas lunas, muchos soles,
has tocado muertos y vivos
has sentido el dolor del muchacho
y el gemido de la mujer
la amargura del niño aún no maduro–
lo que has sentido sin fundamento se derrrumba
si no confías en este vacío.
Tal vez halles allí lo que creías perdido:
el brote de la juventud, la zozobra certeza de la edad.

Tu vida es lo que has dado
ese vacío es lo que has dado
un papel en blanco.

«Solsticio de verano», VIII, en Tres poemas secretos. Traducción de Pedro Bádenas de la Peña.