Archivo de la categoría: Literatura china

Poéticas – Literatura china

Ryokan

Gorrión sobre un ciruelo, de Matsumura Keibun

Ryokan (Japón, 1758-1831), también conocido como Daigu Ryokan, fue un monje budista, que vivió como un ermitaño mendicante, disfrutando de la naturaleza y de la compañía humana. Escribió, con hermosa caligrafía, versos en diferentes estilos, en chino y en japonés. Su poesía es sencilla y espontánea.

¿QUIÉN DICE QUE MIS POEMAS SON POEMAS?…

¿Quién dice que mis poemas son poemas?
Mis poemas no son poemas.
Cuando entiendas que mis poemas no son poemas,
podremos empezar a hablar de poesía.

Traducción de Carlos A. Castrillón.

Lo Ping-wang

Cortesanas con flores en el pelo, de Zhou Fang

Al igual que otros poetas de la Dinastía Tang (618-907), la de mayor esplendor de la poesía china, Lo Ping-wang (h. 640-684) recurre a imágenes de la naturaleza, como la cigarra del poema seleccionado, para expresar sus propios sufrimientos.

EL POETA OYE CANTAR A UNA CIGARRA

¡Cómo me atrista el ritmo
vibrátil del insecto
que canta entre las hojas!
Es la cigarra amiga
cuyas líricas alas,
grávidas de rocío,
la estorban para el vuelo,
pero no para el canto.
Desde mi dura cárcel
la miro.

Así mi alma,
vencida de amarguras,
no logra alzar sus remos
allá donde no silban
las pérfidas saetas.
Bajo el ciclón que ahora
me tiene derribado,
lloro… mientras escribo
serenas poesías.

Traducción de Guillermo Valencia.

Li Po

Luminosa noche blanca, de Han Gan

El poeta chino Li Po (701-762), nacido en la ciudad de Shuiye, actual Kirguizistán, escribió más de diez mil poemas acerca de la naturaleza, el amor, el vino, la vida de los ermitaños, la guerra…

CARACTERES ETERNOS

Escribo poesías.
Alzo el rostro un momento
a mirar los bambúes
en dulces balanceos.
Hacen ruido de fuente.
Muy azul está el cielo.
Los signos que yo trazo
imitan los renuevos
de árboles esparcidos
sobre un tapiz de hielo.
Si de Kiang-Nan las frutas
guardáis por mucho tiempo,
se irá de vuestras manos
el aromado aliento.
Las rosas se marchitan
si el sol no les da besos;
y giran las mujeres
sobre amoroso fuego.
Mis signos viven sólo
del susurrar ligero
que forman los bambúes,
y son eternos…

Traducción de Guillermo Valencia.