Jorge Carrera Andrade

Ternura, de Oswaldo Guayasamín

La poesía de Jorge Carrera Andrade (Ecuador, 1902-1978), rica en metáforas descriptivas, es un intento de restablecer la rota unión del hombre con la naturaleza. Por su vocación indigenista y, al mismo tiempo, su interés por las vanguardias, Gabriela Mistral calificó esta poesía como “indofuturista”.

INVOCACIÓN FINAL A LA PALABRA

Palabra:
que seas
almendra
sin cáscara.

O pomo
de esencia,
moneda
de oro.

Celdilla
de abeja:
encierra
la vida.

Abeja:
fabrica
delicias
eternas.

Sé alondra
del alba,
no momia
ni lápida.

No seas
fantasma
o jaula
de niebla.

Sé espejo:
refleja
la tierra
y el cielo.

O cuerno
de caza:
levanta
los ciervos
del alma,

las cosas
del mundo
más puro
sin sombras.

Sé aljaba
de flechas
certeras,
Palabra,

pintura
con fondo,
no adorno
de espuma.

Sé forma
ceñida,
sortija
de boda.

Exacta
medida
del mundo:
Palabra.

Nuevos poemas, 1963.

VOCACIÓN TERRENA

No he venido a burlarme de este mundo.
Sino a amar con pasión todos los seres.
No he venido a burlarme de los hombres.
Sino a vivir con ellos la aventura terrestre.

No he venido a hablar mal de los insectos
a descubrir las llagas del ocaso
a encarcelar la luz en una jaula.
No he venido a sembrar de sal los campos.

No he venido a decir que la jirafa
quiere imitar al cisne, que los pinos
sirven sólo de adorno entre las rocas.
No he venido a burlarme de los nidos.

He venido a mirar el mundo hasta la entraña
y acariciar las cosas simplemente
único patrimonio de los hombres.
No he venido a burlarme de la muerte.

Vocación terrena, 1972

CADA DÍA ARMO MI TRAMPA…

Cada día armo mi trampa
de palabras
para la caza
de la presa deseada.

«Quipos», I, en Vocación terrena, 1972

INTENTÉ ADUEÑARME DEL MUNDO…

Intenté adueñarme del mundo
con escuadrones de palabras.
Solo me queda
la memoria
de las tropas
aniquiladas.

«Quipos», VIII, en Vocación terrena, 1972

AQUÍ PUSE MI COFRE DE PALABRAS…

Aquí puse mi cofre de palabras
y no lo encuentro.
¡Qué difícil formar nuevo tesoro
extraer el secreto
de las piedras parlantes
pulidas por el tiempo!

«Quipos», XV, en Vocación terrena, 1972

LA REBELIÓN…

La rebelión
de las palabras
ha dejado polvo
humo
nada.

«Quipos», XXIV, en Vocación terrena, 1972

MIS VENAS SON CUERDAS…

Mis venas son cuerdas
de un arpa cósmica
y mi ser está lleno de conciencia.

«Quipos», XXV, en Vocación terrena, 1972