William Shakespeare

Lord Herbert of Cherbury, de Isaac Oliver

Los sonetos amorosos de William Shakespeare (1564-1616), dedicados a un rubio amigo y a una dama negra, muestran el mismo conocimiento profundo del corazón humano que sus dramas.

¿CÓMO PUEDE MI MUSA, TRATAR DE INVENTAR ALGO…?

¿Cómo puede mi Musa, tratar de inventar algo,
mientras que tú me alientas y esparces en mis versos,
tu exquisito argumento, demasiado excelente,
para que algún papel, vulgar, te lo repita?

¡Oh! Date tú las gracias, si algo de lo que es mío,
por digno de tu vista se ofrece a la lectura.
¿Quién sería tan necio, que de ti no escribiera,
cuando eres tú quien da la luz de la invención?

Sé la décima Musa, diez veces más valiosa,
que las antiguas nueve, que invocan los poetas
y al juglar que te llama, déjalo producir
los versos inmortales, que al tiempo sobrevivan.

Mas si mi tenue Musa, agrada en ese tiempo,
sea mía la pena y tuya la alabanza.

Soneto XXXVIII. Traducción de Ramón García González.

HOW CAN MY MUSE WANT SUBJECT TO INVENT…

How can my muse want subject to invent,
While thou dost breathe, that pour’st into my verse
Thine own sweet argument, too excellent
For every vulgar paper to rehearse?
O! give thy self the thanks, if aught in me
Worthy perusal stand against thy sight;
For who’s so dumb that cannot write to thee,
When thou thy self dost give invention light?
Be thou the tenth Muse, ten times more in worth
Than those old nine which rhymers invocate;
And he that calls on thee, let him bring forth
Eternal numbers to outlive long date.
If my slight muse do please these curious days,
The pain be mine, but thine shall be the praise.

¿DÓNDE ESTÁS, MUSA MÍA, QUE POR TIEMPO TE OLVIDAS…?

¿Dónde estás, Musa mía, que por tiempo te olvidas,
contarme todo aquello, que te da tanta fuerza?
¿O es qué gastas tu rabia en otro indigno canto,
dando sombra a tu fuerza y luz al vil sujeto?

Regresa, Musa ausente y con prisas redime,
con tus gentiles rimas el tiempo malgastado,
canta para el oído que aprecia lo que pones,
y da a tu pluma temas y a la vez maestría.

¡Levanta, Musa vaga! Ve la faz de mi amor,
y si el Tiempo ha grabado en ella sus arrugas,
al verla, sé, satírica, con esa decadencia,
y haz que el daño del Tiempo se desprecie en el mundo.

Dale fama a mi amor, ante el afán del Tiempo,
y prevén su guadaña y su cuchillo corvo.

Soneto C. Traducción de Ramón García González.

WHERE ART THOU MUSE THAT THOU FORGETT’ST LONG…

Where art thou Muse that thou forgett’st long,
To speak of that which gives thee all thy might?
Spend’st thou thy fury on some worthless song,
Dark’ning thy power to lend base subjects light?
Return forgetful Muse, and straight redeem,
In gentle numbers time so idly spent,
Sing to the ear that doth thy lays esteem,
And gives thy pen both skill and argument.
Rise resty Muse, my love’s sweet face survey
If Time have any wrinkle graven there,
If any, be a satire to decay,
And make Time’s spoils despised everywhere.
Give my love fame faster than time wastes life,
So thou prevent’st his scythe, and crooked knife.

¡OH! MUSA PEREZOSA, ¿CUÁL HA DE SER TU ENMIENDA…?

¡Oh! Musa perezosa, ¿cuál ha de ser tu enmienda,
por no haber matizado de verdad la belleza?
Si verdad y belleza, dependen de mi amor,
y tu caso es el mismo: Ello te dignifica.

Contesta, pues, mi Musa, ¿quizás quieres decir:
«En la verdad no hay tintes, ni necesita gamas,
ni es capaz la belleza de pintar la verdad»
o acaso lo mejor, no está en su estado puro?

¿O es qué, él, no necesita que elogies su hermosura?
No excuses tu silencio, puesto que en ti radica,
que él sobreviva más que una dorada tumba,
y que sea alabado por las eras futuras.

Haz, Musa, bien tu oficio, yo te enseño la forma,
de mostrarlo al futuro, como él se muestra ahora.

Soneto CI. Traducción de Ramón García González.

OH TRUANT MUSE, WHAT SHALL BE THY AMENDS…

Oh truant Muse, what shall be thy amends,
For thy neglect of truth in beauty dy’d?
Both truth and beauty on my love depends:
So dost thou too, and therein dignifi’d:
Make answer Muse, wilt thou not haply say,
Truth needs no colour with his colour fix’d,
Beauty no pencil, beauty’s truth to lay:
But best is best, if never intermix’d.
Because he needs no praise, wilt thou be dumb?
Excuse not silence so, for ‘t lies in thee,
To make him much outlive a gilded tomb:
And to be prais’d of ages yet to be.
Then do thy office Muse, I teach thee how,
To make him seem long hence, as he shows now.

¡OH! ¡QUÉ POBREZA TRAE, MI MUSA, EN ESTA HORA…

¡Oh! ¡Qué pobreza trae, mi Musa, en esta hora,
que teniendo tal campo para su maestría,
en un desnudo tema, encuentra más valor,
que cuando yo le añado todas mis alabanzas!

¡No me culpéis ya más si no puedo escribir!
Ved como en vuestro espejo, vuestro rostro aparece,
que supera con mucho mi cansada inventiva,
borrando mi escritura y desacreditándome.

¿No es pecado, qué entonces, queriendo celebrarlo,
arruine el buen sujeto que antes ya estaba bien?
Que mis versos no buscan ni tienen otro fin,
que decir vuestras gracias y alabar vuestros dones.

Mas, mucho más que el verso, se pueda acomodar,
os dice vuestro espejo, cuando os miráis en él.

Soneto CIII. Traducción de Ramón García González.

ALACK WHAT POVERTY MY MUSE BRINGS FORTH…

Alack what poverty my Muse brings forth,
That having such a scope to show her pride,
The argument all bare is of more worth
Than when in hath my added praise beside.
Oh blame me not if I no more can write!
Look in your glass and there appears a face,
That over-goes my blunt invention quite,
Dulling my lines, and doing me disgrace.
Were it not sinful then striving to mend,
To mar the subject that before was well,
For to no other pass my verses tend,
Than of your graces and your gifts to tell.
And more, much more than in my verse can sit,
Your own glass shows you, when you look in it.