Martín López-Vega

Naturaleza viva, de Concha Lagoa

El asturiano Martín López-Vega (1975) concibe la poesía como una forma de construcción de la dicha. Con el apoyo de la memoria, el poeta sustituye “lo que la vida es por lo que la vida fue”.

EL POEMA

Esa red en la que quedan las briznas del día:

Las mujeres que con la bandera roja enrollada en la mano
dan paso a los trenes
sin ver llegar el tren de la vida

Un perro muerto a la orilla de la vía

Los hombres que pescaban de noche
en la Nova Praia dos Ingleses
ignorando estar dirigidos
por el negro motor del mundo

La sombra de Gina
en cada rincón de una ciudad que fue con ella
y cuando fue sin ella no fue nada
y ya nunca será nada

Nathalie conduciendo camino de Foz
con un sueño en los ojos
de esperas y sueños pasados
que tal vez un día lleguen a cumplirse

Árbol desconocido, 2002.

LA MUSA DE FUEGO

Pedí, como Shakespeare,
una musa de fuego.
La tuve. Y ahora
escribo con sus cenizas.

Árbol desconocido, 2002.