Aleksandr Pushkin

El joven jardinero, de Orest Kiprensky

El romántico Aleksandr Serguéyevich Pushkin (1799-1837) está considerado el mayor poeta ruso de todos los tiempos y el fundador de la poesía moderna de su país. En su obra se percibe la influencia de Byron y del folclore ruso.

EL POETA

Hasta que Apolo al poeta no convoca
a ofrecer el sagrado sacrificio,
en los afanes de este mundo vano
está él cobardemente retenido.
Muda se halla su lira sacrosanta,
su alma sumida en frío letargo está
y entre los hijos fútiles del mundo
el más fútil de todos es quizá.

No obstante, apenas el divino verbo
hasta su agudo oído se abre paso,
las alas bate el alma del poeta
como águila que hubiera despertado.
Le hastían los mundanos pasatiempos
y al rumor de las gentes es ajeno;
no agachará orgullosa la cabeza
a las plantas del ídolo del pueblo.
Y correrá, salvaje e inflexible,
henchido de sonido y rebelión,
a la orilla de las desiertas olas,
al bosque que resuena con poderoso son…

1827. Traducción de Eduardo Alonso Luengo.

AL POETA

¡Oh Poeta! No te cuides del juicio de los hombres,
pues pasará el clamor de alabanzas de un día,
oirás juicios torpes, risas de turbas frías.
Tú permanece firme, sombrío y silencioso.

Eres rey: vive solo. Por el camino libre
marcha adonde te lleven los libres pensamientos,
madurando los frutos de ideas preferidas
sin pedir recompensa por tus nobles hazañas.

En ti mismo se encierran. Eres tu mejor juicio,
tú puedes más que nadie apreciar tu trabajo.
¿Estás con él conforme, oh tú, exigente artista?
¿Conforme? Entonces deja despreciarlo a la turba,
que escupa en el altar donde tu fuego arde,
y en un juego de niños haga oscilar tu trípode.

Traducción de María Francisca de Castro Gil.