Artículos

Por el mar, de Nicolae Grigorescu

El romántico Mihail Eminescu (1850-1889) está considerado como el mayor poeta en lengua rumana. En sus versos, elegantes y armoniosos, trata sobre la patria, el amor y la naturaleza.

A MIS CRÍTICOS

Hay muchas flores, mas pocas
en el mundo darán fruto;
todas llaman a la vida,
pero muchas morirán.

Es fácil escribir versos
cuando nada hay que decir,
hilando palabras huecas
que por el fin rimarán.

Mas cuando tu corazón
arde en pasión y deseos
y cuando busca tu espíritu
escuchar todas las voces,

que como flores de vida
golpean tu pensamiento,
ellas te piden nacer
y un vestido de palabras.

Frente a tus propias pasiones
y frente a tu propia vida,
¿dónde encontrarás los jueces
de duros ojos de hielo?

¡Ay!, entonces te parece
que el cielo se derrumba;
¿dónde encontrarás palabras
para decir la verdad?

Críticos, flores estériles,
que nunca habéis dado fruto,
es fácil escribir versos
cuando no hay que decir nada.

1884. Traducción de Mª Teresa León y Rafael Alberti.

CRITICILOR MEI

Multe flori sunt, dar putine
Rod în lume o sa poarte,
Toate bat la poarta vietii,
Dar se scutur multe moarte.

E usor a scrie versuri
Când nimic nu ai a spune,
Insirând cuvinte goale
Ce din coada au sa sune.

Dar când inima-ti framânta
Doruri vii si patimi multe,
S-a lor glasuri a ta minte
Sta pe toate sa le-asculte,

Ca si flori în poarta vietii
Bat la portile gândirii,
Toate cer intrare-n lume,
Cer vestmintele vorbirii.

Pentru-a tale proprii patimi,
Pentru propria-ti viata,
Unde ai judecatorii,
Nenduratii ochi de gheata?

Ah! atuncea ti se pare
Ca pe cap îti cade cerul:
Unde vei gasi cuvâtul
Ce exprima adevarul?

Critici voi, cu flori desarte,
Care roade n-ati adus –
E usor a scrie versuri
Când nimic nu ai de spus.