Artículos

Naturaleza muerta con granada, de Roberto Montenegro

José Juan Tablada (México, 1871-1945) es figura clave en la transición del modernismo a las vanguardias. Introdujo en nuestra lengua el haikai japonés y escribió poemas ideográficos en fechas tempranas. Su poesía, depurada y sintética, siente predilección por la imagen nueva y sorprendente.

PRÓLOGO

Arte, con tu áureo alfiler
las mariposas del instante
quise clavar en el papel;

en breve verso hacer lucir,
como en la gota de rocío,
todas las rosas del jardín;

a la planta y el árbol
guardar en estas páginas
como las flores del herbario.

Taumaturgo grano de almizcle
que en el teatro de tu aroma
el pasado de amor revives,

¡parvo caracol del mar,
invisible sobre la playa
y sonoro de inmensidad!

Un día… (Poemas sintéticos), 1919.

A UN CRÍTICO

Crítico de Bogotá:
¿qué sabe la rana del pozo
del cielo y del mar?

«Dramas mínimos», en El jarro de flores (Disociaciones líricas), 1922.

UN POETA EN LA FERIA

No tengo el delirio vano
de querer ser universal,
ni siquiera continental,
me basta ser poeta mexicano…

Tal como el
rapsoda de «Corridos» populares
que lanza en la vihuela sus cantares
y en policromas hojas de papel.

Darle una voz a cuanto calla
en la múltiple patria
ímpetu de arte, gesta de batalla,
nuevo espíritu y vieja latria.

Conciliando las paradojas
del Amor extraviado en el gesto cruel
como abeja que saca cera y miel
de las flores más rojas…

Alma, rayo y estrella, que en idéntica arcilla
anima cuanto arde
al demoniaco Pancho Villa
y al arcángel López Velarde…

Miseria y grandeza triunfal
en un alternativo brote;
paradoja del Zopilote
y del liberrimo Quetzal;

ángeles centauros, lobos
hermanos en la misma grey,
resurrección de Huichilobos
contra la justiciera ley…

Lucha de Arimán y Ormuz
en un relámpago constante;
¡tormento de no ver triunfante
al fin la Verdad y la Luz!

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

¡Así lamentaba el destino
–no lejos de una pulquería–
un poeta que a «La Feria» vino
bajo el «smoking» neoyorquino
que enlutaba su nostalgía!

La Feria (Poemas mexicanos), 1928.

EXÉGESIS

Es de México y Asia mi alma un jeroglífico.

…………………………………………………………………………………………

¡Quizás mi madre cuando me llevó en sus entrañas
miró mucho a los Budas, los lotos, el magnífico
arte nipón y todo cuanto las naos extrañas
volcaron en las playas del Pacífico!

Por eso los jades, la piedra esmaragdina,
el verdegay Chalchihuitl, por su doble misterio,
pues ornó a los monarcas de Anáhuac y de China
y sólo nace en México y en el Celeste Imperio.

Envuelto en los suntuosos brocados de la Sérica
y exornado de jades, mi numen es de América,
y en el vaso de ónix que es mi corazón,
infundiendo a mi sangre su virtud esotérica,
¡florece un milagroso
cerezo del Japón!

1918. Los mejores poemas de José Juan Tablada, 1943.