Pálmenes Yarza

La poesía de la venezolana Pálmenes Yarza (1916-2007) es una constante exploración del tiempo: intenta captar la imagen del presente, el momento clave, y a la vez reencontrar el ámbito del pasado, el tiempo perdido.

PROMESAS

He de aprender a hilar mi tela
como la araña, sin telar;
demarcaré en medio de la vida
la armonía de ser!

Cavaré la tierra con mi raíz,
como la planta,
y después
subirá mi fuerza al cielo
y se dará en flor;
génesis de la vida!
la flor es la canción del árbol!

Con mis ojos diáfanos
soliviantaré la calma de la tierra
en las noches largas!

Hablaré conmigo;
y cuando hable con los otros
mi silencio será el lastre
de las palabras suspendidas
en el alma!

Pálmenes Yarza, 1936.

AL POETA

I

La voz del poeta tiene hoy
un oleoso bordón de agua que cae.

Los árboles acercan su escritura
en la nube lejana

La audiencia es una justa de regreso
a las islas de San Juan de la Cruz.

El agua enclaustra en los canales
las íes de unos grillos invisibles.

Ausente de sí mismo,
los lacios cabellos detenidos en la frente,
trazan una señal de avenencia, una geometría autónoma.

El traje indiferente al esfuerzo reiterado del día
es como un signo
de conformidad y aceptación.

Sin saber de qué
nos arrepentimos gota a gota
frente a sus silencios.

¿Qué otra concesión le haces poeta
a ese surgente inoportuno
que aspira al misterio de tu atmósfera?

El poeta parece abandonarse
sobre su corazón.

Parece una nostalgia inmóvil
frente al lejano rostro del cielo.

II

Un aire intermedio de alas y neblinas
gira en la bombilla,
y el aire blanco de la palabra en paz
y la lectura de Dios entre las hojas.

La audiencia recoleta se remonta a países de santos y leyendas.

Llueve y el agua viene a perdonar los ecos.
Apresura un poniente en polvo gris
a plazos disolventes.

El poeta va a guardar en una gruta su voz.
Se ovilla su recuerdo
en el hilo que deja la palabra y parecemos oír:
Es necesario provocar el nexo
como es preciso callar ante el crepúsculo.
No hay nada que intime a voluntades contrarias.
Son tan serias las disposiciones ostensibles.

El poeta de lacios cabellos
de manos como arcilla transparente
permanece después entre nosotros
de perfil y de frente.

Memoria residual, 1994.