Àlex Susanna

Para Àlex Susanna (Barcelona, 1957) «a veces, de una experiencia no muy poética puede salir un poema con más facilidad que ante grandes hechos». Es por ello que la cotidianidad (el hogar, el amor y la familia, el trabajo, los viajes, el paisaje, la cultura…) es el núcleo esencial de su poesía, caracterizada también por el tono de confidencia, meditativo y coloquial.

AVISO PARA NAVEGANTES

A Paulo Teixeira

En una plaza ibérica
te hacen leer, como quien no quiere la cosa,
un poema ante una sorprendida
concurrencia, que por allí pasaba
atareada u ociosa;
y de pronto me veo a mí mismo
intentando patéticamente
abrirme paso con el verso
en medio de la gente indiferente
como un náufrago de quien nadie se percata…
Y poco a poco esta voz que no ve
se hunde, se hunde hasta tocar fondo
y dejar de creer en ella misma:
eso le pasa a la poesía
cuando intenta llegar a demasiada gente.

Inútil poesía, 2002. Traducción de Ángel Guinda.

AVÍS PER A NAVEGANTS

A Paulo Teixeira

En una plaça ibèrica
et fan llegir, com qui no vol la cosa,
un poema davant d’una sobtada
concurrència, que per allí passava
atrafegada o bé ociosa:
de sobte em veig a mi mateix
intentant patèticament
d’obrir-me pas amb el vers
entre la gent indiferent,
com un nàufrag de qui ningú no s’adona…
I a poc a poc aquesta veu que no hi veu
s’enfonsa, s’enfonsa fins a tocar fons
i deixar de creure en ella mateixa:
això és el que li passa a la poesia
sempre que vol adreçar-se a massa gent.

Suite de Gelida, 2001.

ARMAGNAC

A Jep Gouzy y Renée Sallaberry

No necesitamos demasiada poesía:
solamente la justa y necesaria,
una copita al anochecer,
en casa ya, después de haber cenado,
como hacemos con un viejo armagnac,
siempre que sea posible junto al fuego,
para observar mejor en la palma de nuestra mano
cómo centellea la olorosa cuenca
de su estanque espesamente dorado…

Espíritu del vino es también el poema,
incoloro y volátil, bien saben los lectores,
pero inflamable cuando lo captamos,
pues habrá fermentado muy dentro de nosotros
y envejecido en los toneles del corazón,
con todas las dulzuras y amarguras
que una y otra vez nos hacen y deshacen
hasta convertirnos en un compuesto agridulce,
materia infausta de un sueño corrompido…

Al llevar a los labios esta copa
de un cristal tan fino como el aire,
todo el tropel de olores que nos acometen
y este gusto que nos llena de lava ardiente,
¿qué nos devolverán sino el fuerte aroma
de nuestros momentos más intensos,
justo cuando vivimos la experiencia
pero no conseguimos alcanzar su sentido?

Inútil poesía, 2002. Traducción de Ángel Guinda.

ARMAGNAC

A Jep Gouzy y Renée Sallaberry

De poesia no ens en cal pas gaire:
tan sols la justa i necessària,
una petita copa cap al tard,
tornats que som a casa, havent sopat,
tal com ho fem amb un vell armagnac,
a la vora del foc sempre que es pugui,
per millor veure en el nostre palmell
com llampurneja la flairosa conca
del seu estany espessament daurat…

Esperit de vi és també el poema,
incolor i volàtil, prou que ho sap tot lector,
però inflamable si sabem copsar-lo,
car és dins nostre que haurà fermentat
i en les bótes del cor envellit,
amb totes les dolceses i amargors
que un cop i un altre ens han fet i desfet
fins a fer de nosaltres un compost agredolç,
la matèria infausta d’un somni corromput…

En acostar als llavis aquesta copa
d’un cristall fi com l’aire,
tot el tropell d’olors que ens envesteixen
i aquest gust que ens omple de lava ardent,
¿què ens retornaran sinó la fortor
dels nostres moments més intensos,
quan tot just vam viure l’experiència
però no en poguérem tenir el sentit?

Suite de Gelida, 2001.