Archivo de la etiqueta: XVI

Garcilaso de la Vega

El juicio de Paris, de Juan de Juanes

El toledano Garcilaso de la Vega (h. 1501-1536) introdujo en la poesía española las formas petrarquistas, cambiando la concepción de lo lírico, que desde entonces buscará ser la expresión de un hondo sentir.

ESCRITO’STÁ EN MI ALMA VUESTRO GESTO…

SONETO V

Escrito’stá en mi alma vuestro gesto
y cuanto yo escribir de vos deseo;
vos sola lo escribistes; yo lo leo
tan solo, que aun de vos me guardo en esto.

En esto estoy y estaré siempre puesto;
que aunque no cabe en mí cuanto en vos veo,
de tanto bien lo que no entiendo creo,
tomando ya la fe por presupuesto.

Yo no nací sino para quereros;
mi alma os ha cortado a su medida;
por hábito del alma misma os quiero;

cuanto tengo confieso yo deberos;
por vos nací, por vos tengo la vida,
por vos he de morir y por vos muero.

Las obras de Boscán y algunas de Garcilaso de la Vega, p. 1543.

Seguir leyendo Garcilaso de la Vega

Sir Philip Sidney

La princesa Isabel, de Robert Peake

El poeta isabelino Sir Philip Sidney (1554-1586) renovó la lengua poética inglesa, limpiándola de arcaísmos y latinismos y huyendo de toda afectación. En sus poemas amorosos, narra las trampas del amor, la lucha entre el deseo y la virtud o la razón y la pasión, la aparición del engaño, y con el engaño, del dolor.

DE VERAS AMANDO, Y ANSIANDO MOSTRAR MI AMOR EN VERSO…

De veras amando, y ansiando mostrar mi amor en verso
para que Ella, mi amada, obtuviera placer de mi dolor,
y que el placer la llevara a leer, la lectura la hiciera conocer,
el conocimiento provocara su pena, y la pena obtuviera su gracia,
busqué palabras aptas para pintar la negrísima faz del dolor,
estudiando refinadas artes con que recrear sus pensamientos,
a menudo pasando hojas ajenas, por ver si de allí fluía
una lluvia fresca y fructífera sobre mi mente por el sol abrasada.
Mas se resistían las palabras, necesitadas del Ingenio,
el Ingenio, hijo de Natura, huía de los golpes de su madrastra Estudio,
y los pies ajenos aún eran en mi camino extraños.
Así, preñado de oratoria, e incapaz en el alumbramiento,
mordiendo mi pluma holgazana, golpeándome de rabia,
“Necio”, me dijo mi Musa, “mira en tu corazón y escribe”.

Astrophil y Stella, 1581. Traducción de Sonia Hernández.

Seguir leyendo Sir Philip Sidney

Hernando de Acuña

Dánae y la lluvia de oro, de Tiziano

El vallisoletano Hernando de Acuña (1518-1580), militar y poeta, es autor del famoso endecasílabo “un Monarca, un Imperio y una Espada”, que sintetiza el ideal político de la España renacentista. Escribió poemas a la moda petrarquista, siguiendo el modelo de Garcilaso, al que no dudó, sin embargo, en parodiar en una canción.

HUIR PROCURO EL ENCARECIMIENTO…

SONETO I

Huir procuro el encarecimiento,
no quiero que en mis versos haya engaño,
sino que muestren mi dolor tamaño
cual le siente en efeto el sentimiento.

Que mostrándole tal cual yo le siento
será tan nuevo al mundo y tan extraño,
que la memoria sola de mi daño
a muchos pondrá aviso y escarmiento.

Así, leyendo o siéndoles contadas
mis pasiones, podrán luego apartarse
de seguir el error de mis pisadas

y a más seguro puerto enderezarse,
do puedan con sus naves despalmadas
en la tormenta deste mar salvarse.

Varias poesías, 1591, póstumo.

Seguir leyendo Hernando de Acuña