Archivo de la categoría: Literatura española

Poéticas – Literatura española

Carlos Álvarez

El prisionero, de Juan Genovés

El gaditano Carlos Álvarez (1933) es el más fiel continuador de los postulados de la poesía social en la generación del 50: realismo, tono combativo, intencionalidad crítica, concepción de la poesía como instrumento para cambiar la realidad…

QUISIERA UN VERSO MANCHADO…

Quisiera un verso manchado
por la cal y por la grasa:
verso de andamio y de forja
para el son de tu guitarra.

Quisiera un verso caliente
para el frío de tu casa:
verso crecido en la tierra
como crece la mañana.

Quisiera estar en tu copla
cuando el vino te acompaña,
y repartirme en tus vasos
que alimentan tu esperanza.

…Y quisiera estar contigo
cuando el hambre te traspasa,
y hacerte un pan amasado
con sudor y con palabras.

Tiempo de siega, 1960.

Seguir leyendo Carlos Álvarez

Gaspar Melchor de Jovellanos

Alegoría de las Bellas Artes, de Manuel Bayeu

El gijonés Gaspar Melchor de Jovellanos (1744-1811) es la figura más importante de la Ilustración española. En su epístola A sus amigos de Salamanca invita a éstos al cultivo de una poesía comprometida con la ideología ilustrada.

JOVINO A SUS AMIGOS DE SALAMANCA

Est quodam prodire tenus, si non datur ultra.

(Horacio, Epis. I, lib. I, v. 32).

A vosotros, oh ingenios peregrinos,
que allá, del Tormes en la verde orilla,
destinados de Apolo, honráis la cuna
de las hispáneas musas renacientes;
a ti, oh dulce Batilo, y a vosotros,
sabio Delio y Liseno, digna gloria
y ornamento del pueblo salmantino;
desde la playa del ecuóreo Betis
Jovino el gijonense os apetece
muy colmada salud; aquel Jovino
cuyo nombre, hasta ahora retirado
de la común noticia, ya resuena
por las altas esferas, difundido
en himnos de alabanza bien sonantes,
merced de vuestros cánticos divinos
y vuestra lira al sonoroso acento;
salud os apetece en esta carta,
que la tierna amistad y la más pura
gratitud desde el fondo de su pecho
con íntima expresión le van dictando;
que pues le niega el hado el dulce gozo
de estrechar con sus brazos vuestros pechos,
de urbanidad y suave amor henchidos,
podrá al menos grabar en estas letras
la dulce sensación que en su alma imprime
del vuestro amor la tierna remembranza.
Seguir leyendo Gaspar Melchor de Jovellanos

Miguel d’Ors

Parque de Rosalía, Santiago, de Modesto Trigo

La poesía de Miguel d’Ors (Santiago de Compostela, 1946) destaca por su claridad y cuidado compositivo, los asuntos cotidianos y el tono íntimo y sentimental.

ES DOLOROSO ESTAR TRAS EL POEMA…

Es doloroso estar tras el poema,
viendo el verso por dentro,
estar en el reverso del prodigio
igual que el tejedor al otro lado
de su tapiz o como el farero en su torre
o el hombre del guiñol entre sus hilos.

Es doloroso sostener la magia
justo por lo que tiene
de mecanismo y de monotonía
y no poder estar entre esas gentes
cuyo rumor me llega como a través de un muro.

7-II-74

Ciego en Granada, 1975.

Seguir leyendo Miguel d’Ors

Libro de Alexandre

librodealexandre

En el prólogo del Libro de Alexandre (h. 1225), su autor, desconocido, declara el propósito artístico que lo guía. Al hacerlo, resume los rasgos característicos del Mester de Clerecía, en oposición al de Juglaría: intención moral, regularidad métrica, preocupación estética y uso de fuentes escritas.

PRÓLOGO

Señores, si [quisiéssedes] mi servicio prender,
querría vos de grado servir de mi mester;
deve de lo que sabe omne largo seer,
si non podrié en culpa e en riepto caer.

Mester trayo fermoso, non es de joglería;
mester es sin peccado, qua es de clerecía:
fablar curso rimado por la quaderna vía,
a sílabas contadas, qua es grant maestría.

Qui oir lo quisiere, a todo mi creer,
avrá de mí solaz, en cabo grant plazer;
aprendrá buenas gestas que sepa retraer;
aver-lo-an por ello muchos a coñocer.

Non vos quiero grant prólogo nin grandes nuevas fer;
luego a la materia me quiero acoger.
El Criador nos dexe bien apresos seer,
si en algo pecáremos Él nos deñe valer.

Quiero leer un libro de un rey pagano
que fue de gran esfuerço, de coraçón loçano;
conquiso tod el mundo, metió lo so su mano.
Tener-m-e, si lo cunplo, non por mal escrivano.

El princep Alixandre, que fue rey de Grecia,
que fue franc e ardit e de grant sapiencia,
venció Poro e Dario, reys de grant tenencia;
nunca con avol omne ovo su atenencia.

Libro de Alexandre, h. 1225. Edición de Dana Arthur Nelson.