Archivo de la etiqueta: conceptismo

Lope de Vega

Retrato de La Calderona, anónimo

Lope Félix de Vega Carpio (Madrid 1562-1635), uno de los mayores renovadores de la lírica en su tiempo, supo convertir en literatura cuanto vivió. Es, junto a Quevedo y Góngora, uno de los tres maestros indiscutibles de la poesía barroca española.

VERSOS DE AMOR, CONCEPTOS ESPARCIDOS…

Versos de amor, conceptos esparcidos,
engendrados del alma en mis cuidados;
partos de mis sentidos abrasados,
con más dolor que libertad nacidos;

expósitos al mundo, en que, perdidos,
tan rotos anduvistes y trocados,
que sólo donde fuistes engendrados
fuérades por la sangre conocidos;

pues que le hurtáis el laberinto a Creta,
a Dédalo los altos pensamientos,
la furia al mar, las llamas al abismo,

si aquel áspid hermoso no os aceta,
dejad la tierra, entretened los vientos:
descansaréis en vuestro centro mismo.

Rimas, 1604.

Seguir leyendo Lope de Vega

Juan de Salinas y Castro

La vendedora de pescado, de Juan van der Hamen

El sevillano Juan de Salinas y Castro (1559-1643) escribió poemas burlescos, algunos bastante agresivos, y epigramas y letrillas en tono hedonista, completamente alejados de la gravedad propia de su condición sacerdotal. Participó de la polémica entre conceptistas y culteranos, atacando la artificiosidad del lenguaje gongorino.

AL NUEVO LENGUAJE CULTO

Cultísima elocución,
tú que de artículos huyes,
y en los conceptos incluyes
tinieblas de Faraón;
diabólica contajión,
que aun en las letras te pegas,
guarte del fuego si llegas
al castillo de Triana
seta hereje culterana,
pues los artículos niegas.

Conde de Villamediana

Dos mujeres en la ventana, de Bartolomé Esteban Murillo

La poesía de Juan de Tassis, segundo Conde de Villamediana (Lisboa, 1582 – Madrid, 1622), es una síntesis de las diversas corrientes poéticas que confluyen en el Siglo de Oro. La primera edición de sus Obras es de 1629.

LA LIRA CUYA DULCE FANTASÍA…

La lira cuya dulce fantasía
hizo en Delfos honor al rayo puro
del que, hurtándole al tiempo lo futuro,
eternizó su métrica armonía,

debiera, ninfa bella, ser la mía;
porque contra el rigor del tiempo duro
de vuestro nombre el esplendor seguro
sin ocaso lograse feliz día.

Pero de ronca voz quejoso acento,
¿cómo podrá cantar si a viva llama
no ayudare de Amor fuerza ni aliento?

Tal que mi pecho ascienda donde inflama
más sublime región, noble ardimiento,
el clarín usurpado de la fama.

Seguir leyendo Conde de Villamediana

Jacinto Alonso Maluenda

Los infantes Don Alfonso el Caro y Ana Margarita, de Bartolomé González y Serrano

El valenciano Jacinto Alonso Maluenda (¿?- h. 1656) fue hombre de teatro y poeta conceptista. Sus mejores composiciones poéticas son de carácter jocoso.

EPITAFIO A UN POETA CULTO

Yace aquí un versificante,
que con lenguaje no terso,
gastaba en todo su verso
candor, sandalia y brillante.
En lo claro fue ignorante,
lo culto tuvo por guía,
entre confusión vivía,
tanto, que fue en tal abismo
tan obscuro, que aun él mismo
no entendió lo que escribía.

Cosquilla del gusto, 1629.

Seguir leyendo Jacinto Alonso Maluenda

Francisco de Quevedo

La vanidad, de Antonio de Pereda

El madrileño Francisco de Quevedo (1580-1645), cumbre del conceptismo, cultivó con maestría la poesía amorosa, metafísica y burlesca. Su “Receta para hacer Soledades en un día”, ataque al estilo gongorino, es la más famosa contrapoética del Barroco.

RECETA PARA HACER SOLEDADES EN UN DÍA

Quien quisiere ser culto en sólo un día,
la jeri (aprenderá) gonza siguiente:
fulgores, arrogar, joven, presiente,
candor, construye, métrica armonía
;

poco, mucho, si no, purpuracía,
neutralidad, conculca, erige, mente,
pulsa, ostenta, librar, adolescente,
señas traslada, pira, frustra, arpía
;

cede, impide, cisuras, petulante,
palestra, liba, meta, argento, alterna,
si bien disuelve émulo canoro
.

Use mucho de líquido y de errante,
su poco de nocturno y de caverna,
anden listos livor, adunco y poro.

Que ya toda Castilla,
con sola esta cartilla,
se abrasa de poetas babilones,
escribiendo sonetos confusiones;
y en la Mancha, pastores y gañanes,
atestadas de ajos las barrigas,
hacen ya cultedades como migas.
Seguir leyendo Francisco de Quevedo