Archivo de la etiqueta: grupo “Piedra y Cielo”

Gerardo Valencia

Diálogo, de Ignacio Gómez Jamarillo

En la poesía del colombiano Gerardo Valencia (1911-1994), miembro del grupo poético Piedra y Cielo, la sencillez de la belleza armoniza con la profundidad vital.

POESÍA

Amigo, no desdeñes
la humilde poesía,
que en tallo más débil
hay una flor erguida
y en las alas más tenues
puede volar la vida.

Amigo, no destruyas
la oculta poesía,
que en la hierba que pisas
está brillando el día
y en los árboles secos
hay un arpa escondida.

Amigo, no te empeñes
en la palabra esquiva,
que el vocablo más dulce
puede ser la mentira
y en la voz del silencio
está la poesía.

Amigo, no lamentes
la ausente poesía,
que ella está en la añoranza
de la ilusión perdida
y es nueva en la ternura
del amor que se olvida.

Amigo, no te embriagues
de falsa poesía,
que es el agua sencilla
para la sed bebida
y en la luz de un instante
puede estar la alegría.

Amigo, busca siempre
la muda poesía,
la que no tiene forma
para verter su esencia
y que sin tú saberlo
en ti mismo se anida.

El sueño de las formas, 1981.

Jorge Rojas

Subachoque, de Marco Ospina

La obra del colombiano Jorge Rojas (1911-1995), fundador de la mítica revista Piedra y cielo, posee una profunda religiosidad, una ensimismada unción ante el mundo, una adoración panteísta y a la vez bíblica ante la tierra, ante el amor, ante los secretos sentimientos que unen a la naturaleza con el hombre.

VERDAD DE LA POESÍA

Cuando venga la muerte, tu escondida
materia que no tuvo sitio duro
ni cantidad, al cálculo seguro
tendrá en mi voz ausente su medida.

Alta morada –sólo construida
allí donde edifica su alto muro
la soledad y el pensamiento puro–
guardará tu palabra nunca oída.

Si igual que sobre un río, tu contorno
reflejado por mí, sufrió el agravio
de mi sangre en su fuga y su retorno,

entonces sin espejo y sin resabio
te mostraré, sin copia y sin adorno,
desnuda entre los yelos de mi labio.

Rosa de agua: sonetos, 1937-47.

Eduardo Carranza

Aguadoras, de Óscar Rodríguez Naranjo

Eduardo Carranza (1913-1985) es la figura más importante del grupo poético Piedra y Cielo, que surge en Colombia hacia 1935 animado por una vuelta a la tradición y al clasicismo después de la pulverización de las vanguardias.

ESPACIO DE MI VOZ

Como la luna, de pie junto a un alzado
cristal, hay un amor sobre mi canto:
lo diafaniza con su leve encanto
y de su luz lo tiene traspasado.

Agua humana su cuerpo deslizado
en el cauce del sueño, dulce espanto,
blanco perfume, madrigal con llanto,
espacio de mi voz, nombre delgado.

Vive entre nubes, bajo su influencia,
y azula el vuelo de las aves mías
el aire de azucena que la expresa.

Yo cruzo en medio de su transparencia
como la noche en medio de los días,
oscura, entre sus muros de belleza.

Azul de ti (sonetos sentimentales), 1944.