Archivo de la etiqueta: XXI

Lorenzo Oliván

“Hacer de la poesía un ejercicio de constante revelación de la realidad” es el objetivo que se impone a sí mismo el poeta cántabro Lorenzo Oliván (1968). Para ello, rechaza tanto el realismo objetivista, de óptica fotográfica, como el irracionalismo gratuito. En su lugar ensaya una poética plástica e intuitiva, rica en metáforas y símbolos.

CORRIENTE ABAJO

Siéntele el pulso oscuro a lo que escribes.
Son puentes las palabras. Por debajo
pasa, secreto, un clamoroso río.

Asómate. ¿Te ves en la corriente?
¿Cuándo ha sido más vivo tu reflejo,
si no es en esa eterna sucesión
de impetuosas aguas que te llevan?
¿Acaso en el papel de alguna foto
en la que amarilleas siempre inmóvil?
¿Sobre la plana, y casi metafísica,
superficie de algún espejo helado?
¿En los ojos de quien, al contemplarte,
deja ver tras tu ser a un ser que mira?

Sigue, si puedes, el profundo rastro
del verso que te sume allá en su ritmo.
La escritura es un cauce que no ves,
que, al discurrir, te piensa cómo eres
por detrás de tu propio pensamiento.

Libro de los elementos, 2004.

Seguir leyendo Lorenzo Oliván

Nuno Júdice

El poeta portugués Nuno Júdice (1949) destaca por su maestría técnica, que le hace brillar tanto en el cultivo de formas métricas tradicionales (soneto, silva…), como en el del verso libre o el poema en prosa. Su poesía se mueve entre la experiencia (sin caer en el confesionalismo) y la cultura (sin llegar al amaneramiento) e indaga una y otra vez en las raíces de la creación poética. 

POÉTICA

Eviten el modelo griego: la perfección de las líneas,
la nitidez del mármol, el azul del mar. En el fondo,
allí donde el cuerpo se deja contaminar por los colores
pardos del amor es donde nace la luz, como un tallo
de invierno; y es dentro de ese fruto que pudre la lluvia
donde insiste la vida.

El movimiento del mundo, 1996. Traducción de Carlos Clementson.

Seguir leyendo Nuno Júdice

Juan Bañuelos

Para Juan Bañuelos (México, 1932-2017), uno de los poetas más destacados del grupo literario «La Espiga Amotinada», de fuerte impronta política, “la poesía respira del pulmón de la historia, la política, la fábula, la noticia, el humor y, sobre todo, del poder de interpretar lo sagrado del hombre”. Sus imágenes parecen, en opinión de Juan Gelman, “recién sacadas de la tierra”.

PROFECÍA INMEDIATA

Me salgo de esta hoja.
No sirve ya el papel.
No sirve el llanto.

Vengo de dar un doble puñetazo
En la mesa del hambre y de la usura.
Vengo de atar el miedo a un rayo desbocado,
De recoger la nieve que desciende.
De convertir mi alma en una seca piel.
Vengo de dibujar el blanco
De una bala en mi frente,
De llevar la mañana a los ojos nublados,
De sacar a la calle al luto y a la fiebre.

No sirve ya el papel.
No sirve el llanto.
Escribo en las paredes.

Escribo en las paredes, 1965.

Seguir leyendo Juan Bañuelos

Thelma Nava

Para Thelma Nava (México, 1932), la poesía es un gozo, algo que nos llena el espíritu, nos ayuda a vivir, nos hace más sensibles para entender la vida. En sus versos es constante la presencia o la metáfora del animal, como lo es también la búsqueda del tiempo y las cosas primitivas.

PARA QUIEN PRETENDA CONOCER A UN POETA

Es difícil conocer el corazón de un poeta.
A primera vista resulta fácil doblegarlo por la vanidad
ensalzarle y hasta aprenderse de memoria unas cuantas líneas suyas.
Caminar a su lado y sostener el mar con la mirada,
hablar de ciudades irreales,
adivinar su amor y sus costumbres,
su vida cotidiana, sus odios y rencores.
Penetrar el secreto de su técnica,
llegar a sus orígenes.

Pero ¿quién, bajo lluvia, es capaz, sabe realmente
cómo es por dentro ese cuerpo tembloroso, amoroso,
maldito, blasfemo o perseguido de un poeta?

1978. El primer animal. Poesía reunida (1964-1995).

Moncho Azuaga

El poeta y dramaturgo Moncho Azuaga (Paraguay, 1952) escribe una literatura comprometida con su tiempo. Desde sus versos, condena las tiranías del poder y del capital y expresa su solidaridad con los más débiles.

ARTE POÉTICA

Que ya no escriba.
Que ya no hable, me pidieron.
Que calle.
Que todo es inútil, me dijeron.
Que no vale la pena tanto esfuerzo.
Sin embargo,
afuera, en la calle,
voces anónimas, sombras, casi sombras
reclamaban el viento, la lluvia azul,
el cielo.

Bajo los vientos del sur, 1986.

Seguir leyendo Moncho Azuaga